Sobre el autor: Dino Donati es Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Entrenador personal y preparador físico de atletas y equipos de competición. Atleta y competidor de Apnea. CEO de Feelforfit y redactor de las publicaciones y el contenido del portal.
Compartir en Facebook

Gracias a los avances científicos y tecnológicos, el ritmo de vida humano cada vez es más intenso, por lo que carece de tiempo incluso para comer como se debería hacer. El constante aumento de la comida rápida es cada día creciente, ya que es más fácil comprar en los supermercados comida previamente preparada, sin tener que perder tiempo para prepararla.
Debido a esta causa y la consecuente manera en que preparan estos alimentos, provoca que se pierdan todos sus nutrientes. A pesar de los avances de la ciencia, paradójicamente, el ser humano se alimenta cada día peor, cuando debería ser al contrario. Por otra parte, muchos hombres y mujeres, que cuidan siempre su figura, en un alto porcentaje hacen dietas sin fijarse si pierden nutrientes necesarios para el buen funcionamiento de su organismo.


Al mismo tiempo, la contaminación ambiental hace cada día más difícil conseguir algunos nutrientes que de manera indirecta que anteriormente obtenía el hombre. Por todo esto es necesario ser más consciente de la calidad de los alimentos que ingerimos y darnos tiempo para consumir los nutrientes necesarios para mantener nuestro organismo sano.
Llegados a este punto, desde hace años, la ciencia ha estado ofreciendo un medio para contrarestar estas carencias. Se trata de las vitaminas elaboradas en forma de suplementación. Se pueden clasificar en 2 tipos: hidrosolubles o liposolubles.
Las vitaminas toman parte en la formación de hormonas, células sanguíneas, sustancias químicas del sistema nervioso y material genético. Sin las vitaminas, muchas de estas reacciones tardarían más en producirse o cesarían por completo. El cuerpo sólo puede producir de forma natural vitamina D; todas las demás deben ingerirse a través de la dieta o mediante suplementación.
Las vitaminas se pueden desglosar por sus siguientes características y efectos sobre el cuerpo humano:

Vitamina A
Ayuda en la formación y mantenimiento de los ojos, piel, cabello, dientes y encías. Los efectos producidos por la deficiencia son ceguera nocturna, ceguera permanente, sequedad de la piel.
Vitamina D
Llamada también “vitamina solar”.Ayuda en la absorción de calcio y fósforo para unos dientes y huesos sanos. El efecto producido por la deficiencia es el raquitismo.
Vitamina E
Ayuda en la formación de células sanguíneas y tejido muscular. Como antioxidante desacelera el envejecimiento de las células. Ayuda en la prevención de calambres musculares, mejora la circulación de la sangre. El efecto producido por la deficiencia es la anemia.
Vitamina K
Ayuda en la coagulación sanguínea, Los efectos producidos por la deficiencia son inhibición de la coagulación de la sangre. El efecto producido por la deficiencia, es la inhibición de la coagulación sanguínea.
Vitamina B1 (Tiamina)
Ayuda a crear energía de los alimentos, regula las funciones nerviosas y cardiacas así como en el metabolismo de los hidratos de carbono. El efecto producido por la deficiencia es el Beriberi (debilidad muscular, mala coordinación e insuficiencia cardiaca)
B2 (Riboflavina)
Interviene en el uso que el cuerpo hace de las grasas, carbohidratos y proteínas, especialmente en la liberación de energía, necesaria para ojos y piel saludable. Los efectos producidos por la deficiencia son irritación ocular, inflamación y ruptura de células epidérmicas
Vitamina B3 (Nicotinamida)
Interviene en las reacciones celulares que producen energía, en la oxidación-reducción en la respiración celular. Los efectos producidos por la deficiencia son dermatitis, diarrea y trastornos mentales (pelagra)
Vitamina B5 (Ácido pantoténico)
Necesaria en la conversión de grasas, carbohidratos y proteínas en el organismo. Requerida en la formación de hormonas y necesaria para la liberación de energía que viene de carbohidratos. Es una vitamina anti estrés. Los efectos producidos por la deficiencia son fatiga, pérdida de coordinación.
Vitamina B6 (Piridoxina)
Actúa en la metabolización de las proteínas y en el uso de las grasas. Ayuda en la formación de células sanguíneas y corrige el insomnio. En algunos casos reduce los cólicos menstruales. Los efectos producidos por la deficiencia son convulsiones, alteraciones en la piel y cálculos renales.
Vitamina B9 Ácido fólico
Asiste a la formación de proteínas y glóbulos rojos, mantiene la actividad intestinal. Metabolismo de los ácidos nucleicos. Los efectos producidos por la deficiencia son la anemia y la diarrea.
Vitamina B12 (Cobalamina)
Incrementa la producción de glóbulos rojos. Ayuda en el sistema nervioso y en el metabolismo de los ácidos nucleicos. Los efectos producidos por la deficiencia son anemia perniciosa, trastornos neurológicos.
Vitamina Biotina
Ayuda en la síntesis de ácidos grasos y metabolismo de aminoácidos. Los efectos producidos por la deficiencia son la depresión, fatiga, náuseas.
Vitamina C (Ácido ascórbico)
Ayuda en la formación de colágeno en dientes, huesos y tejido conectivo de vasos sanguíneos. Promueve la reparación de tejido celular, ayuda a resistir resfriados. Favorece la absorción del hierro. Trabaja como antioxidante. El efecto producidos por la deficiencia es el escorbuto (hemorragias y caída de dientes).
También cabe destacar 2 efectos importantes que se pueden dar con el uso de las vitaminas:

Avitaminosis
La deficiencia de vitaminas puede producir trastornos más o menos graves, según el grado de deficiencia, llegando incluso a la muerte. Respecto a la posibilidad de que estas deficiencias se produzcan en el mundo desarrollado hay posturas muy enfrentadas. Por un lado están los que aseguran que es prácticamente imposible que se produzca una avitaminosis, y por otro los que responden que es bastante difícil llegar a las dosis de vitaminas mínimas, y por tanto, es fácil adquirir una deficiencia, por lo menos leve.
Hipervitaminosis
Las vitaminas aunque son esenciales, pueden ser tóxicas en grandes cantidades. Unas son muy tóxicas y otras son inocuas incluso en cantidades muy altas.
La toxicidad puede variar según la forma de aplicar las dosis. Como ejemplo, la vitamina D se administra en cantidades suficientemente altas como para cubrir las necesidades para 6 meses; sin embargo, no se podría hacer lo mismo con vitamina B3 o B6, porque sería muy tóxica.
Otro ejemplo es el que la suplementación con vitaminas hidrosolubles a largo plazo, se tolera mejor debido a que los excedentes se eliminan fácilmente por la orina.

But it can also be an important point to more information there use when talking to your children about monitoring
 
Compartir en Facebook

2 Comments

  1. muy buenos dias acabo de enterarme de tu webblog y la verdad es que me parece super bueno no sabia de mas personas interesadas en estos temas, aqui tienes un nuevo lector que seguira visitandote semanalmente.

Leave a Comment